Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2015

y

Imagen
y vaciar los ceniceros cuando es hora de fumar y cantar canciones tontas porque no querés cantar y dejar el mundo afuera cuando no querés hablar y servir un vaso nuevo cuando es tiempo de olvidar
y tener noche en la piel siendo día a pleno sol y comer cuanto te quepa con el hambre del amor y cerrar ojos en vano con las lágrimas en flor y decir palabras rotas porque el silencio es peor
y abrir ventanas frías porque adentro está el cobijo y nadar de noche a oscuras con el cuerpo desprolijo y saber sin saber cómo las palabras que nadie dijo y entender de pronto un día que no hay respuesta,  que no hay pregunta… 
ni acertijo



si es por pedir

Imagen
Quiero que bajes una estrella para mí si es que te lo pido Pero también quiero que seas vos el que elija la estrella ¿Es mucho pedir?
Si es por pedir, tengo mucho más.
Te pido que nunca dejes de mirarme, aunque tengas el cuidado de no hacérmelo saber cuando parezco escondida.
Te pido que nunca alejes demasiado mi nombre de tu boca para que siga floreciendo aun en pleno invierno.
Te pido que no dejes caer  mi cuerpo de tus manos incluso cuando sientas que mis moléculas se desvanecen.
Te pido que cubras mi alma levemente con tu cuerpo etéreo, consistente, y que no dejes que al traspasarlo salga volando de la tuya.
Te pido que observes mi vuelo y nunca lo atrapes, pero que seas vos volando a mi lado el que lo sostiene cuando desfallece.
Te pido también, y por si fuera poco, que tu amor no termine como termina el amor sino que siempre nazca otra vez como nació tantas veces el mío.





musa oscura

Imagen
la poesía es elusiva cuando la musa es oscura cuando el agua sucia mugrienta te rodea y te ahoga y no encontrás las palabras para sublimar tanta oscuridad
la poesía no alcanza para describir las furias voraces que se tragan la sensatez y el brillo del día en un remolino  violento, atragantante
la poesía es inútil cuando querés pedir socorro por la densidad que te come el miedo que te invalida el llanto que toma tu cuerpo y hace un harapo de tu alma
pero pedís socorro dentro tuyo mirás tu propia agua venenosa alrededor y te violenta el miedo de tu propia debilidad
entonces entendés y dejás que corra todo lo que tiene que correr

y ahí escribís poesía